El salto a la fama de Joseph Kony

Joseph Kony

Las acciones del Ejercito de Resistencia del Señor se basan, según su líder, en la Biblia y Los Diez Mandamientos.

De los creadores de “Kony 2012“, llega a sus pantallas “Expedition Kony“, dos historias de héroes mediáticos llenas de aventuras, riesgo, justicia y donaciones…si, ¡tus donaciones!  ¿o es que no estás dispuesto a ayudar a estos héroes a sacar a África de sus propias miserias? Bueno, en realidad no se trata de los mismos autores, pera la idea viene a ser la misma: cómo utilizar una propaganda puramente emocional y sensacionalista para destacar el esfuerzo de Occidente en la salvación del continente africano. En este caso concreto, se trata de salvar a Uganda del guerrillero paramilitar Joseph Kony.

Kony, el líder del denominado Ejercito de Resistencia del Señor o Lord’s Resistance Army (LRA), está en busca y captura por crímenes de guerra por la Corte Penal Internacional desde el año 2005.  Desde finales de los 80, su ejercito ha violado, asesinado, secuestrado y mutilado a miles de personas, sobre todo niños; sus atrocidades y crímenes han causado la separación de familias y el desplazamiento de millones de personas. Según cifras de UNICEF, Kony ha reclutado y secuestrado a más de 50.000 niños durante 20 años. Con este curriculum, no es de extrañar que cualquier persona con sentido común quiera ver al líder del LRA juzgado y entre rejas.

A un ‘tuit’ de Joseph Kony

El 5 de marzo del 2012, la Organización No Gubernamental (ONG) estadounidense Invisible Children (IC)  sacaba a la luz su video Kony 2012; un corto de 28 minutos cuya intención era iniciar una campaña de concienciación sobre las acciones y crímenes cometidos por el guerrillero paramilitar ugandés. Su objetivo era dar a conocer la situación, hacer famoso a Kony  y de este modo, conseguir el apoyo del gobierno de los Estados Unidos y de la comunidad internacional para capturar al guerrillero paramilitar antes de que se acabara el 2012. La ONG consiguió su primer objetivo, hacer famoso a Kony. Su corto se convirtió en tan solo seis días en el video más viral de la historia de la red con más de 100 millones de reproducciones, fue compartido más de 2 billones de veces en Facebook y trending topic en twitter con el hashtag #StopKony, mencionado casi 10 millones de veces durante la primera semana después de su publicación.

La campaña dejó constancia, una vez más, del poder que tanto Internet en general, como las redes sociales en particular, tienen a la hora de movilizar a gente de diferentes puntos del planeta y de dar a conocer una historia alrededor de todo el mundo en cuestión de horas. No obstante, a pesar de los esfuerzos de IC por atrapar a Kony antes de que finalizará 2012, éste consiguió sobrevivir en libertad al año en que, gracias al video, dio el salto a la fama en todo el mundo.

 ¿Periodismo o protagonismo?

Por su parte, el periodista estadounidense Robert Pelton, autor del libro “The Most Dangerous Places in the World” (“Los lugares más peligrosos del mundo”) se ha unido ahora a la causa y ha decidido embarcarse en la sencilla aventura de localizar a Joseph Kony el mismo (bueno, con tu apoyo financiero). En estos momentos, Pelton está recaudando dinero para llevar a cabo su misión a través de la plataforma crow-sourcing Indiegogo y, en palabras del propio Pelton, “una aventura conocida como revista Dangerous (peligroso)”. La idea es, dice, romper la barrera con la audiencia para involucrar a los lectores/espectadores y que estos se conviertan en parte de la solución. ¿Cómo? Muy fácil, tu sueltas el dinero y Pelton y su equipo salen a la calle a solucionar el problema, sin intermediarios mediáticos o políticos. Así  describe Pelton su “cruzada” para encontrar a Kony:

Robert Young Pelton

El periodista estadounidense Robert Y. Pelton está buscando financiación para encontrar al señor de la guerra Joseph Kony

(…) Sin pulseras, sin carteles, solo con un grupo de individuos comprometidos dispuestos a embarcarse en una nueva aventura mediática  a través del lanzamiento de la plataforma “Dangerous”. Dangerous pretende ser una plataforma participativa y multimedia, para gente comprometida, cansada de “ser testigo”, “despertar conciencias” o de ser simplemente espectadores de las calamidades que ocurren en el mundo. Dangerous es una nueva comunidad para gente de acción que quiere implicarse con el mundo y mejorar las cosas (…) (para ver el texto original en inglés visita este enlace)

Por lo que se deduce de estas palabras, el periodista estadounidense no comparte los métodos de Invisible Children para atrapar a Joseph Kony. Es más, Pelton se ha mostrado muy crítico con las ONG’s que trabajan en África. En una entrevista a Foreign Policy alegaba que estas tienen sus limitaciones para actuar y al final terminan utilizando el continente para promocionarse así mismas o a su propia ideología (IC ha sido acusada de recibir donaciones y estar financiada por grupos homófobos de la derecha evangélica estadounidense). El periodista opinaba además que a pesar de aumentar sus esfuerzos, el ejercito de los Estados Unidos está condicionado en su búsqueda por su falta de recursos y la amplitud de la zona que hay que explorar para localizar a Kony.  Y añade además, que la verdadera razón por la que el gobierno de los Estados Unidos ha desplegado sus tropas en la región e intensificado sus esfuerzos, no es tanto encontrar a Joseph Kony como controlar el aumento del extremismo islámico en la zona.

Han sido muchas las voces que se han alzado en contra de la campaña de IC por las razones que Pelton explicaba a Foreign policy y también por su falta de rigor informativo y la descontextualización de unos hechos que son más complejos de como se presentan en el video. Pero, ¿que aspectos hacen la misión de Pelton más legítima que la campaña de Invisible Children?

La evolución de un concepto: “La carga del hombre blanco”

Ambas campañas son claros ejemplos del discurso que se ha construido alrededor de África desde su colonización y que muestra al continente como  “La carga del hombre blanco”; un concepto que se acuñó a partir del poema del autor Rudyard Kipling (The White Man’s Burden) y que hace referencia a la supremacía del hombre blanco sobre el resto de las razas. El concepto, no obstante, ha evolucionado a lo largo de la historia. Si los colonos europeos defendían la ocupación del continente como una manera de rescatar a los africanos del despotismo precolonial y los conflictos entre tribus, sus contemporáneos, es decir, ONGs, Instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM) y organizaciones civiles han hecho lo propio desde que se introdujera el concepto de desarrollo a principios del siglo XX y justificado sus acciones alegando que pretenden defender al continente de regímenes autocráticos, incompetentes e incapaces de entender los conceptos económicos más simples.

Anuncio de jabón de la década de 1890, que animaba a los "blancos" a inculcar la virtud de la limpieza al resto de las razas.

Anuncio de jabón de la década de 1890, que animaba a los “blancos” a inculcar la virtud de la limpieza al resto de las razas.

Así pues, mientras Pelton se dedica a enarbolar la bandera del periodismo sensacionalista para atraer a la audiencia, Invisible Children apela a los sentimientos con el fin de conseguir apoyos para su campaña. La falta de  contexto tanto en los hechos como en la información en ambos casos muestran claros síntomas del “presentism” al que el profesor Paul Nugent se refiere en su libro “Africa since Independence” (“África desde la Independencia”); practicado en ocasiones por medios de comunicación y organizaciones humanitarias (por supuesto, con excepciones) y que se basa en desconectar los hechos presentes de sus antecedentes. En palabras del propio Nugent “Para dar sentido por lo tanto, al presente, hay que tener cierta concepción de los hechos a largo plazo (long durée)” (texto original en inglés en Nugent, 2004 página 3)

El aventurero americano, que dice haber estado en unas 2000 guerras y viajado a más de 125 países, presume de poseer la gran habilidad de “encontrar a gente que no quiere que ser localizada”, entre ellos, Osama Bin Laden o grupos terroristas en Filipinas  o en Chechenia, y que por lo tanto, tiene grandes posibilidades de localizar a Kony. No niego que esto sea verdad porque hay muchos profesionales de la información que ponen en peligro sus vidas para cubrir historias y dar voz a aquellos que de otra manera no la tendrían. En España estos días tenemos el ejemplo del periodista Mar Marginedas, que fue retenido en Siria por combatientes yihadistas el 4 de Septiembre. Para mi, el mayor problema, es que el periodista quiera convertirse en el protagonista de sus propias historias. Y, a mi juicio, esta aventura en la que se quiere embarcar Pelton esta impregnada de su ego por todas partes.

IC por su parte, también ha expresado su opinión a cerca de la misión de Robert Pelton en un post publicado el 6 de Noviembre en su blog. La ONG asegura respetar la misión del periodista, pero considera que no va a aportar ninguna información nueva y útil a la ya conseguida. Además IC presume en este post de los logros conseguidos desde que en 2004 se comprometieran a terminar con la violencia del LRA en el centro de África: una reducción del 93% en el numero de asesinatos perpetrados por el ejercito paramilitar y del 57% en el número de niños secuestrados y un aumento en el número de detenciones. Si estos datos son ciertos, bienvenidos sean; cualquier reducción de la violencia es una buena noticia.

Ahora bien, si lo que expone el reportaje de B.E.Wilson acerca de las donaciones de National Christian Foundation y Caster Family Foundation, a IC, entonces la historia cambia. Ambos grupos evangélicos, no solo han apoyado abiertamente la campaña por la proposición 8 en California que eliminó el derecho de los homosexuales a contraer matrimonio, sino que además respaldan al gobierno de Uganda en la aprobación del proyecto de ley antihomosexual que pretende criminalizar la homosexualidad e introducir incluso la pena de muerte como castigo (para más información visitar también este post del mismo autor).

La guerra en el Norte de Uganda – cobertura mediática

La manipulacion de la información y la falta de rigor informativo del video han sido los aspectos que más críticas y controversia han despertado hacia Kony 2012. J. J. Carney describe perfectamente esta situación en su reseña sobre el libro “Displacing the State: Religion and Conflict in Neoliberal Africa”: “In a Kony 2012 world, where activismo often trumps análisis (…)”. Kony 2012 es no solo el ejemplo perfecto de cómo el activismo triunfa sobre el analisis, sino uno de los más actuales para demostrar como Occidente modifica y simplifica la historia de los diferentes países del continente Africano para justificar, en multitud de ocasiones, su intervención en diferentes causas.

Cuando Jason Russell explica la historia de Joseph Kony a su hijo de tres años en el video lo hace de tal manera que parece que nos este contando a nosotros, al espectador, la verdad de una historia que nunca haya visto la luz anteriormente, cuando en realidad, hubo muchos periodistas que cubrieron la guerra del Norte de Uganda. Otra cosa es que los medios en cuestión decían mantener la historia una vez la guerra pasa…

Para empezar, el video miente en los hechos. El LRA no esta en Uganda desde el 2006. En estos momentos el ejercito de Kony, que suma unos 300 guerrilleros, se encuentra en las selvas de Republica Democrática del Congo y en menor medida en la Republica Centroafricana (anteriormente también se establecieron en el Sur de Sudan pero se movieron de allí desde la independencia del país en 2011) y, tal y como dice el periodista Ramón Lobo en un post que os encomiendo a leer, “ha dejado de ser una guerrilla con un bagaje político para transformarse en una simple banda de violadores y asesinos”. Lo que tampoco cuenta el video es que durante la guerra en el Norte de Uganda, el ejercito de Ioweri Museveni, presidente de Uganda desde 1986, también ha hecho de las suyas. En palabras de Ramón Lobo:

El norte de Uganda no ha sido solo una zona de guerra, con cientos de miles de desplazados, asesinatos y amputaciones. Allí no hay buenos y malos —el documental es un tanto buenista— sino víctimas y verdugos. El norte de Uganda es una zona de saqueo donde el Ejército de Ioweri Museveni ha hecho grandes negocios y ha empleado, igual que Kony, a miles de niños soldado.

Son muchos los periodistas, académicos y ciudadanos procedentes de Uganda que han manifestado su disconformidad con el contenido del video porque obvia los factores económicos, políticos y sociales que se encuentran detrás del conflicto Ugandeses no se reducen a Joseph Kony y al LRA.

Para que completeis los hechos, aquí os dejo algunos enlaces que os ayudarán a entender la historia de Joseph Kony al completo:

– Ramón Lobo, enviado especial de El País: En este post publicado en su blog En la boca del lobo, el periodista nos cuenta sus experiencias vividas en Uganda y nos ofrece  links a varios de sus reportajes durante la guerra en el Norte.

– José Carlos Rodríguez Soto, teólogo y licenciado en Ciencias de la Información: Aquí tenéis el resumen de la conferencia titulada “El norte de Uganda: una guerra olvidada y los esfuerzos para la paz”, que el misionero comboniano impartió en la Fundación Sur en el 2008. Este periodista madrileño vivió y trabajo en Uganda durante 20 años y paso allí la peor época de la guerra que comenzó en 1986.

– My response to Kony2012 (en inglés): En este video, la periodista ugandesa Rosebell Kagumire hace una crítica constructiva de la campaña de IC y explica algunos hechos sobre la guerra en el Norte de Uganda y cual es la situación en el país en estos momentos.

Las últimas noticias sobre Joseph Kony le situaban en la República Centroafricana. El mes pasado, los medios de comunicación informaban sobre las conversaciones que las autoridades de este país y el líder del LRA habían comenzado en septiembre con el fin de negociar su rendición. Aunque Washington duda de la veracidad de estos hechos, lo que si es cierto es que esta misma semana, el ejercito de Uganda con ayuda de las tropas estadounidenses abatieron a 13 guerrilleros y 1 comandante del LRA.

Imagen 1 – Photo Credit: k-ideas via Compfight cc

Image 2 – Photo Credit: thedailybeast.com

Image 3 – Photo Credit: wikipedia commons

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Esther

     /  diciembre 5, 2013

    Enhorabuena por tu primera publicación y gracias por acercarnos a este continente que tenemos bastante olvidado.
    Yo vi el video de Kony2012 y la verdad que las cosas que te cuentan horrorizan tanto que no nos cuestionamos si la labor de las organizaciones es 100% cierta.Nos lo creemos y, a veces, pecamos de incrédulos.

    Responder
  2. Azucena

     /  diciembre 16, 2013

    Por favor, sigue adelante con este prometedor blog. Que, por un lado, te acerca a tu deseo de seguir haciendo buen periodismo y, por otro, nos ayuda a nosotr@s lectores a descubrir o a conocer mejor un continente tan vibrante como desconocido y olvidado. !Gracias!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: